Nuestra Selección
de Cafés

Sabores originarios

 Sobre nuestra selección de CAFÉS

Al igual que el vino, elegir el grano adecuado depende de tu paladar. Esto se debe a que los granos de café tienen diferentes características de sabor en función de la parte del mundo en la que se hayan cultivado.

La altitud, la temperatura y el suelo (incluso la cosecha) también influyen. Además, el tostado de los granos de café produce aún más matices y detalles de sabor.

¿Te has preguntado alguna vez cuántas variedades de café existen?

El café es un auténtico universo, aunque en realidad los tipos de grano de café que se conocen hasta el momento se pueden agrupar tan solo en 4 categorías:

  • CAFÉ ARÁBICA O ARÁBIGO
  • CAFÉ ROBUSTA
  • CAFÉ LIBÉRICA
  • CAFÉ EXCELSA

Hay una razón por la que nos encanta el olor de los granos de café recién molidos. Se debe a que cada grano contiene aproximadamente 800 aromas y sabores volátiles diferentes. Piensa: especias, hierbas, frutos secos, vegetales, flores y frutas.

El arte de la elaboración del café se basa en la extracción del tesoro que encierra cada grano. Al moler los granos, el agua puede extraer más de estos elementos solubles, responsables del sabor y el aroma que se obtienen finalmente en la taza.

La regla de los 15 minutos

Después de 15 minutos, el café molido pierde aproximadamente el 60 % de su aroma.

Por eso te recomendamos lo siguiente:

  • Almacenar los granos de café lejos del aire, la luz y la humedad
  • Consumirlo entre 6 y 8 semanas después de tostar los granos
  • Moler siempre el café justo antes de prepararlo
ORIGENES hasta la actualidad 

El café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo y es difícil imaginar un día sin esa taza de café por la mañana. Pero ¿cuál es el origen de esta bebida tan popular y cómo se ha convertido en una industria global en la actualidad?

La historia del café comienza en la región de Kaffa, Etiopía, donde se dice que los pastores de cabras notaron que sus animales se volvían más activos después de comer las bayas de un arbusto en particular. Los pastores empezaron a masticar las bayas ellos mismos y notaron un aumento en su propia energía. Eventualmente, las bayas se usaron para hacer una bebida que se extendió rápidamente por la región.

Desde allí, el café se extendió a Arabia, donde se comenzó a cultivar y se creó un mercado para la bebida. Los comerciantes árabes se dieron cuenta del valor comercial del café y comenzaron a exportarlo a otros países. La bebida se hizo popular en todo el mundo musulmán y se convirtió en una parte importante de la cultura en los países árabes.

A medida que el café se extendió por el mundo, se crearon diferentes variedades y se mejoraron las técnicas de tostado y preparación. En el siglo XVII, el café se había extendido por toda Europa y se había convertido en una bebida muy popular. Los europeos experimentaron con diferentes formas de preparación, desde el café filtrado hasta el espresso.

En el siglo XIX, la demanda de café aumentó aún más y se comenzó a cultivar en otros países. América Latina se convirtió en una de las principales regiones productoras de café, con Brasil a la cabeza. También se empezó a cultivar en Asia y África, lo que llevó a una mayor diversidad en las variedades de café.

Hoy en día, el café es una industria global que emplea a millones de personas en todo el mundo. El café se cultiva en más de 70 países y se consume en todo el mundo en una variedad de formas, desde una simple taza de café filtrado hasta bebidas más elaboradas como el café con leche y el cappuccino.

La preparación del café se ha convertido en un arte en sí misma y ha dado lugar a una gran cantidad de equipos y herramientas para la preparación de café. Desde los molinillos de café hasta las cafeteras de goteo y las máquinas de espresso, hay una amplia gama de opciones disponibles para los amantes del café.

En cuanto a las variedades de café, existen dos especies principales: el café arábica y el café robusta. El café arábica es considerado el mejor, con un sabor suave y dulce. El café robusta es más amargo y tiene más cafeína. También hay una variedad híbrida llamada café liberica, que se cultiva principalmente en África.

Las variedades de café también varían según el país y la región de cultivo. Por ejemplo, el café colombiano es famoso por su sabor suave y delicado, mientras que el café etíope tiene un sabor más fuerte y terroso. Los granos de café de Indonesia tienen un sabor a nuez y a veces se describen como ahumados.

El café también se ha convertido en una parte importante de la cultura en muchos países.

El café llegó a Europa en el siglo XVII, inicialmente a través de Venecia y Ámsterdam. Los holandeses establecieron plantaciones de café en sus colonias en las islas de Java y Sumatra en Indonesia, mientras que los franceses hicieron lo mismo en sus colonias en las islas del Caribe y América Central.

El café se convirtió rápidamente en una bebida popular en Europa y se extendió por todo el mundo. A medida que su popularidad crecía, la demanda de café de alta calidad también aumentaba. Los comerciantes comenzaron a buscar formas de mejorar la calidad del café y de desarrollar nuevas variedades y sabores.

Hoy en día, el café es una de las bebidas más populares del mundo, y hay una amplia variedad de opciones disponibles para los consumidores. Desde los granos de café sin tostar hasta las mezclas especiales de cafés tostados y molidos, hay un café para cada gusto y ocasión.

Una de las formas más populares de disfrutar el café es a través de las cafeterías. Las cafeterías ofrecen una amplia variedad de bebidas de café, desde los lattes y cappuccinos hasta los americanos y los espressos. También se pueden encontrar bebidas de café frías, como los frappés y los cafés helados, que son especialmente populares en los meses de verano.

Además de las cafeterías, también hay una gran variedad de opciones para preparar café en casa. Las cafeteras eléctricas son una opción popular, y hay una gran variedad de modelos disponibles en el mercado. También hay opciones manuales, como la prensa francesa y la cafetera italiana, que pueden producir café de alta calidad sin necesidad de electricidad.

En cuanto a los tipos de café, hay varias opciones disponibles. El café de filtro es uno de los tipos más comunes, y se puede encontrar en muchas cafeterías y tiendas de comestibles. El café de filtro se hace al verter agua caliente sobre los granos de café molidos y luego filtrar el líquido a través de un filtro.

El espresso es otro tipo popular de café, y se hace forzando agua caliente a través de granos de café finamente molidos. El resultado es una bebida de café concentrada y potente que se puede disfrutar sola o como base para otras bebidas de café, como el cappuccino y el latte.

El café también se puede comprar en granos enteros y moler en casa, lo que permite a los consumidores controlar el tamaño de la molienda y experimentar con diferentes sabores y mezclas.

En resumen, el café es una bebida amada en todo el mundo, con una rica historia y una amplia variedad de opciones disponibles para los consumidores. Desde los orígenes humildes en Etiopía hasta las sofisticadas cafeterías de todo el mundo, el café sigue siendo una parte importante de la cultura y la vida diaria en todo el mundo.